Ir al contenido principal

La Poetisa y El Poeta



La Poetisa y El
Poeta





Un día cualquiera se
conocieron en un portal de letras


Los dos escribían
poemas de amor


Sin querer un día el
leyó sus escritos tan bonitos


De flores y candores


Loco de amor quedo
el por aquellas letras


Sin mas pensarlo
todos sus poemas


Fueron en su honor


Su musa y bella
poetisa


Que placer he tenido
señores


Haber tenido el gusto de leer


Tanto amor plasmado
en anaquel simple papel


Con lujo de detalles
finamente definido


Hecho con dulzura y
delicadeza


Dedicatorias románticas
llenas de amor


Y hoy me pregunto


¿Donde andarán?


Es que acaso se les
termino la tinta en sus tínteles


O el apunte sin hojas
ha quedado


Para tan bellos
escritos de amor


Quizás se tomaron un
tiempo y dejaron los escritos


Para volverlos
realidad





NORMY

Comentarios

normy ha dicho que…
hola estimados lectores

y segudores

este poema ya lo habia posteado

por un error se me perdio

asi que lo vuelvo a colgar

besos y gracias de corazon

normy♥
mikelle ha dicho que…
hello friends :)
José Ignacio ha dicho que…
¡Felicidades! Normy por el encuentro y así podernos deleitar con tus bellos escritos,hubiese sido una gran pérdida, ante poema tan sentido y delicado,sencillo y que discurre manso como el agua en un río en su curso bajo que le cuesta llegar al mar.
Mas el destino hace a veces milagros incomprendidos,los encuentros en las letras siempre son muy bellos y máxime si estan bañados por el amor.
Un abrazo en la distancia
Jose Ignacio
AUGUSTO ZORRILLA ha dicho que…
Es muy dulce y entrañable, el apego y la costumbre dilatan las emociones, a veces es bueno darse pequeñas distancias, si hubo inspiración siempre perdurará, son sólo sequías, pero en la poesía hay un nexo indisoluble siempre.
Un beso
Timoteo Estevez ha dicho que…
que lindo normy.. primera vez que veo esto... pero que lindo normy.. abrazos bien post...
Aquilino Duque ha dicho que…
precioso blog. sigue mostrandolo
Jaclo ha dicho que…
Casualmente, pasé por tu bonito blog y he leido tu poema sobre la pareja de poetas. "Casualmente" recientemente he escrito en mi blog, sobre una poetisa musulmana del siglo XI que formó pareja con otro poeta -quizá el más importante de Al Ándalus- Ibn Zaydun. Quizá te guste leer lo que escribí sobre la poetisa/princesa Wallada.
Saludos

Entradas populares de este blog

El día en que llegaste al cielo,

El día en que llegaste al cielo, no paraban de cantar los ángeles  tu melodía Alondra mía, Dios al oírlos  cantar se sentó junto a ellos, sus ángeles, cantan aquello y les sonríe sin motivo alguno.  Mueve la cabeza como diciendo que son como niños,   luego te llama por tu nombre,  y te ves tan llena de luz Alondra.  Atrás quedó la oscuridad, al fin eres libre,  eres tú madre, ya no te falta nada, ahora eres amor infinito, me hubiera gustado tenerte así a mi lado, pero dios quiso  llevarte y ya ves,
aquí estoy tan solo imaginándote al son de una guitarra y una pluma.

NORMY(r)

En mi jardín hay rosas:

Yo no te quiero dar  las rosas que mañana...  Mañana no tendrás.
En mi jardín hay pájaros  con cantos de cristal:  No te los doy, que tienen  alas para volar...
En mi jardín abejas  labran fino panal:  ¡Dulzura de un minuto...  no te la quiero dar!
Para ti lo infinito  o nada; lo inmortal  o esta muda tristeza  que no comprenderás...
La tristeza sin nombre  de no tener que dar  a quien lleva en la frente  algo de eternidad...
Deja, deja el jardín...  no toques el rosal:  Las cosas que se mueren  no se deben tocar.
Dulce María Loynaz  fue una de las poetisas  más importantes  tanto en su tierra como en el mundo entero;  nació en la ciudad de La Habana  el 10 de diciembre de 1902  y falleció allí también el 27 de abril de 1997. 

Madre Tierra*

No Puedo No puedo cerrar mis puertas ni clausurar mis ventanas:
he de salir al camino donde el mundo gira y clama,
he de salir al camino a ver la muerte que pasa.
He de salir a mirar cómo crece y se derrama sobre el planeta encogido
 la desatinada raza que quiebra su fuente
 y luego llora la ausencia del agua.
 He de salir a esperar el turbión de las palabras
 que sobre la tierra cruza y en flor los cantos arrasa,
 he de salir a escuchar el fuego entre nieve y zarza.
 No puedo cerrar las puertas ni clausurar las ventanas,
el laúd en las rodillas y de esfinges rodeada,
puliendo azules respuestas a sus preguntas en llamas.
Mucha sangre está corriendo de las heridas cerradas,
mucha sangre está corriendo por el ayer y el mañana,
y un gran ruido de torrente viene a golpear en el alba.
Salgo al camino y escucho,
salgo a ver la luz turbada;
un cruel resuello de ahogado sobre las bocas estalla,
 y contra el cielo impasible se pierde en nubes de escarcha.
Ni en el fondo de la noche…