Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 1, 2010
El ruiseñor y la rosa

Dijo que bailaría conmigo
si le llevaba una rosa roja
-se lamentaba el joven estudiante-,
pero no hay una solo
rosa roja en todo mi jardín.Desde su nido de la encina, oyóle el ruiseñor. Miró por entre las hojas asombrado.-¡No hay ni una rosa roja en todo mi jardín!
-gritaba el estudiante.Y sus bellos ojos se llenaron de llanto.-¡Ah, de qué cosa más insignificante depende la felicidad!
He leído cuanto han escritolos sabios; poseo todos los secretos de la filosofía y encuentro mi vida
destrozada por carecer de una rosa roja.-He aquí,
por fin, el verdadero enamorado
-dijo el ruiseñor-. Le he cantado todas las noches, aún sin conocerlo; todas las noches les cuento su historia a las estrellas,
y ahora lo veo.
Su cabellera es oscura como la flor del jacinto y sus labios rojos como la rosa
que desea;
pero la pasión lo ha puesto pálido como el marfil
y el dolor ha sellado su frente.-El príncipe da un baile
mañana por la noche -murmuraba el joven estudiante-, y mi amada asist…