Ir al contenido principal

Virgen de Luján


Oración de Minguito a la VirgenVengo a ponerme de rodillas virgencita, porque precisamo de que vos te lo chamuyes a tu hijo Jesús que es el capo máximo de todo nosotro, p'hacerle un par de rnangazos de laburo, desalú y todo eso.
Y yo pensaba que como vos sos la mamá de él, no te va a decir que no ¿viste?
Y bueno, lo que yo como hijo tuyo te pido, es que vos leas en los ojos de nosotros, y allí solita se van a dechavar toda nuestra necesidade... aunque sabemo que vos y Dió saben perfetamente qué cosa precisamo cada uno...
Por eso, con solo poner tu santa mano sobre nuestro pecho, vas a poder sentir nuestras angustias... vas a ver nuestras manos vacías y nuestros ojos cargados de lágrimas.
Pero a travé del llanto vas a poder ver también nuestras esperanzas que nacen de nuestra fe, porque confiamos en vos, y en tu Hijo...
Vos sabés que algunos de nosotros andamos precisados de salú, que otros tenemos problemas en el hogar, en el laburo, y también en nuestros sentimientos, que a vece se les da por andar a contramano...
Virgencita, vos que sos tan buena, chamuyátelo a tu Hijo... te lo pedimo los hombres, las mujeres y lo niño que se arrodillamo respetuosos adelante de vos, confiados. Y tanta es la confianza que te tenemo, que en este istante ponemo todo nuestro sueños en tus manos...
Te lo pedimos a vos, que vivís florecida de Jesús...
Te lo pedimo por nuestros hermanos en Cristo, por nuestro familiare, por nuestros amigos, por los que están, y por los que ya se la picaron. Por nuestro gobernantes también te mangamo, pa' que les deas claridá
de sabiola.
Te lo pedimo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.
PODASTA: Yo sé bien que nosotro también podemo mangarlo a Dió diretamente, pero te usamo de intermediaria, porque nuestros pedidos, en tus labios suenan más dulces.
Perdoná tanta molestia.
Mingo

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día en que llegaste al cielo,

El día en que llegaste al cielo, no paraban de cantar los ángeles  tu melodía Alondra mía, Dios al oírlos  cantar se sentó junto a ellos, sus ángeles, cantan aquello y les sonríe sin motivo alguno.  Mueve la cabeza como diciendo que son como niños,   luego te llama por tu nombre,  y te ves tan llena de luz Alondra.  Atrás quedó la oscuridad, al fin eres libre,  eres tú madre, ya no te falta nada, ahora eres amor infinito, me hubiera gustado tenerte así a mi lado, pero dios quiso  llevarte y ya ves,
aquí estoy tan solo imaginándote al son de una guitarra y una pluma.

NORMY(r)

En mi jardín hay rosas:

Yo no te quiero dar  las rosas que mañana...  Mañana no tendrás.
En mi jardín hay pájaros  con cantos de cristal:  No te los doy, que tienen  alas para volar...
En mi jardín abejas  labran fino panal:  ¡Dulzura de un minuto...  no te la quiero dar!
Para ti lo infinito  o nada; lo inmortal  o esta muda tristeza  que no comprenderás...
La tristeza sin nombre  de no tener que dar  a quien lleva en la frente  algo de eternidad...
Deja, deja el jardín...  no toques el rosal:  Las cosas que se mueren  no se deben tocar.
Dulce María Loynaz  fue una de las poetisas  más importantes  tanto en su tierra como en el mundo entero;  nació en la ciudad de La Habana  el 10 de diciembre de 1902  y falleció allí también el 27 de abril de 1997. 

Madre Tierra*

No Puedo No puedo cerrar mis puertas ni clausurar mis ventanas:
he de salir al camino donde el mundo gira y clama,
he de salir al camino a ver la muerte que pasa.
He de salir a mirar cómo crece y se derrama sobre el planeta encogido
 la desatinada raza que quiebra su fuente
 y luego llora la ausencia del agua.
 He de salir a esperar el turbión de las palabras
 que sobre la tierra cruza y en flor los cantos arrasa,
 he de salir a escuchar el fuego entre nieve y zarza.
 No puedo cerrar las puertas ni clausurar las ventanas,
el laúd en las rodillas y de esfinges rodeada,
puliendo azules respuestas a sus preguntas en llamas.
Mucha sangre está corriendo de las heridas cerradas,
mucha sangre está corriendo por el ayer y el mañana,
y un gran ruido de torrente viene a golpear en el alba.
Salgo al camino y escucho,
salgo a ver la luz turbada;
un cruel resuello de ahogado sobre las bocas estalla,
 y contra el cielo impasible se pierde en nubes de escarcha.
Ni en el fondo de la noche…